Misofonía

La misofonia es un trastorno auditivo perceptivo, en el que ciertos sonidos que no se perciben demasiado fuertes, llegan a producir asociaciones negativas, así como, molestias y mal estar.

 

¿Qué es la misofonía?

La misofonia es un trastorno perceptivo en el que ciertos sonidos que no se perciben demasiado fuertes, llegan a producir asociaciones negativas, así como, molestias y disgustos.

Así pues, la misofonía significa una fuerte aversión a ciertos sonidos repetitivos producidos por otras personas, como son:  ruidos como la masticación, el tintineo de los cubiertos o el golpeteo de los dedos. 

 Algunos de los sonidos que causan este malestar tienen una intensidad relativamente baja. La mayoría de las veces (82% de los casos ), los sonidos detonantes son producidos por una persona específica que se encuentra a su alrededor. 

Por lo tanto, este problema puede tener un impacto en la vida diaria de las personas afectadas, ya que pueden tender a evitar situaciones en las que se puedan enfrentar con estos sonidos.  

Síntomas

Las personas que sufren misofonia pueden presentar malestar, ira, enfado, pánico, temor e inclusive llegar a imaginar que atacan a la persona que lo produce.

Los sonidos suelen ser tan normales como los producidos por otras personas al comer, beber, sorber, respirar, olfatear o toser, masticar chicle, hacer pompas con el chicle, el ruido al crujir los huesos…

Los paciente suelen manifestar ansiedad y conductas de evitación (prescindir de algunas relaciones personales, familiares, aislarse de ciertas personas y reuniones sociales.

 

En algunos casos muy graves, la situación puede ser tan intolerante que se pueden presentar comportamientos violentos hacia objetos, personas o animales involucrados. En general, los pacientes comienzan a centrar su atención en los momentos anteriores a la producción del sonido originado por otras personas.

La mayoría de las veces, huir es la única defensa contra el elemento irritante. En general, los sentimientos de ira y asco se pueden sentir durante varias horas después de la exposición a sonidos negativos

Trastornos psíquicos

 Cuando se enfrenta a un sonido que no puede soportar, la persona con misofonía severa experimentará  al instante una ira extrema, acompañada de síntomas físicos como sudores fríos y un ritmo cardíaco acelerado, otros síntomas son: posible hipertensión arterial, presión sobre el pecho, brazos y cabeza, aumento de la transpiración, calambres, irritación, agresividad, irritabilidad. 

 Los  síntomas comienzan a aparecer en la infancia y ,en general, los ruidos «detonadores» suelen estar relacionados con el modo de respirar y masticar

¿Cómo se desarrolla la misofonía?

La misofonia a menudo proviene de una reacción aversiva a sonidos específicos producidos por miembros de la familia y/o sonidos ambientales en la infancia o la adolescencia. Cuando se desarrolla la misofonía, los sonidos cotidianos comienzan a aparecer de manera poco natural y cada vez más molestos. Después de la exposición a algunos o muchos de estos sonidos, pueden desarrollarse altos niveles de irritabilidad, enojo y asco. 

Esta reacción puede aumentar a una ira involuntaria después de la exposición, y puede generalizarse para incluir más y más sonidos. Los afectados pueden sentirse abrumados o avergonzados por la intensidad de estas emociones y temer su capacidad para controlarlas, o les molesta estar expuestos a sus sonidos desencadenantes.

Componentes auditivos de la misofonía

 La misofonía está relacionada con la audiología debido a los altos niveles de activación nerviosa entre el sistema auditivo y el cerebro. La misofonía es frecuente en personas que ya tienen tinnitus o hiperacusia, dos trastornos auditivos relacionados con el «sonido». 

Además, la prevalencia es la misma entre las personas con y sin pérdida auditiva.

Tratamiento de la misofonía

 

No existe ningún farmaco para este trastorno, pero realizar un tratamiento psicológico sigue siendo , en la actualidad, la mejor solución.  El objetivo es habituarse a los sonidos desencadenantes para que el cerebro no los considere más perturbadores, sino normales. Es un trabajo a largo plazo que puede ser bastante difícil, pero vale la pena. En promedio, dura 9 meses y funciona en el 90% de los casos.  

Intenta cambiar de lugar

Obviamente, cuanto más lejos esté de las personas que le desencadenan la misofonía, es menos probable que le moleste el ruido. También es importante no tener a ésta en su campo de visión, ya que esto aumentará en gran medida su estado de hipervigilancia. 

Con cada movimiento de la persona «detonante», usted estará en guardia contra la llegada de un posible sonido negativo. 

Hable con la persona que produce estos sonidos.

  •  Invita a tu colega o persona el «detonante» a hablar en privado. Concéntrese en la comunicación oral en lugar de la escritura

  • Evite el ruido y hable sobre esta situación solo con la persona o compañero de trabajo.

 Siempre sea cortés y evite dejarse llevar.

Comience explicando a su colega el problema y especifique el tipo de ruido que está causando sus preocupaciones.

La parte más importante es dejar en claro que su solicitud no es solo un capricho, sino que padece una enfermedad cognitiva que tiene un impacto significativo en usted. Para algunas personas, la simple definición de misofonía puede parecer irrisoria o totalmente absurda. Debe entenderse que el trastorno es real.

Tinnitus Retraining Therapy (TRT)

El TRT ayuda a enseñar a las personas misofónicas cómo mejorar su capacidad de tolerar los sonidos desencadenantes. Combina la terapia de sonido con asesoramiento, protocolos de sonido positivos, generadores de ruido y más.

El paciente percibe sonidos agradables y se le enseña a crear asociaciones positivas con los sonidos desencadenantes a través de la práctica y el replanteamiento intencional. 

Aunque se usa principalmente para tratar a personas con tinnitus e hiperacusia, la TRT también ha demostrado ser exitosa en el tratamiento de personas con misofonía.

Terapia cognitivo conductual

Se utilizada comúnmente junto con TRT, esta forma de terapia intenta alterar los pensamientos negativos de la persona misofónica para disminuir el sufrimiento de la persona. 

El proveedor de atención médica trabaja para combinar los sonidos desencadenantes con las experiencias positivas. 

 Terapia cognitiva conductual. En este tipo de tratamiento el terapeuta busca dos objetivos. El primero, que el paciente pueda controlar poco a poco la ansiedad que le producen esos sonidos. Se trata de entrenar herramientas que pueda utilizar el en el momento que un sonido le irrita. Esto se puede lograr, por ejemplo, exponiéndole poco a poco a estos sonidos (terapia de exposición gradual) hasta que su cuerpo ya no reaccione ante ellos. En segundo lugar, la terapia intentará lograr que elimine la asociación de emociones negativas con esos sonidos.

Los componentes de la terapia conductual para la misofonia incluyen 1) comprender los reflejos emocionales y físicos de la misofonia y 2) determinar sus refuerzos físicos únicos a sus desencadenantes. A esto le llamamos su respuesta física inicial. Todas las personas con misofonía tienen su propio conjunto único de respuestas físicas, que pueden ser iguales o diferentes para diferentes tipos de desencadenantes.

Cambios en el estilo de vida

Es aconsejable algunos cambios en el estilo de vida para reducir los efectos de la misofonía: ejercicio vigoroso, una dieta saludable, un horario de sueño regular, protección del sonido (cuando sea necesario) y asesoramiento familiar.

Otros consejos prácticos:
  • Duerme lo suficiente
  • Come bien.
  • Ejercicio (al menos 60 minutos al día).
  • Evita ruidos y sonidos desencadenantes.

Tratamientos misofonía

  • NRT (técnica de reparto neuronal)
  • Hipnoterapia 
  • Técnica de relajación psicosomatica
  • Neurofeedback
  • Relajación muscular progresiva

 Generadores de ruido

Son pequeños y discretos. Incluso son invisibles para un adolescente que lleva el pelo hacia adelante. Incluso para los hombres con cabello corto, apenas se notan. Estos dispositivos también se denominan dispositivos de enmascaramiento. 

Debe preguntar sobre esto antes de ir a ver a un audiólogo porque muchos audiólogos y centros de audífonos no los venden. Estos dispositivos se usan comúnmente para tratar el tinnitus, por lo que cualquier audiólogo que brinde tratamiento para el tinnitus debe estar familiarizado con los generadores de sonido o dispositivos de enmascaramiento.

 

 Cuando use un generador de sonido, aún se activará, pero el activador puede reducirse considerablemente para que no lo domine. Es posible que pueda manejarlo sin enojarse. Los datos de la Dra. Johnson sobre sus pacientes mostraron que agregar un sonido indescriptible redujo la gravedad de la misofonía de una persona. En general, hizo su vida habitable. 

Por lo tanto, obtener un poco de sonido en su hogar, introducir ruido en sus habitaciones y agregar ruido directamente a sus oídos es un tratamiento de misofonía muy positivo para muchas personas. Alrededor del 60% de las personas que fueron a ver al Dr. Johnson terminaron usando (y gustando) los pequeños generadores de sonido detrás de la oreja. Puede probar esta técnica de gestión por menos de veinte dólares, solo use su iPod para reproducir ruido blanco con auriculares abiertos

 

Prueba y tratamiento de la misofonia

Un enfoque de tratamiento multidisciplinario parece ser la mejor solución, y en la mayoría de los casos es esencial para que el paciente progrese. 
Primero tiene que haber una evaluación a fondo, así como el asesoramiento suficiente para que el paciente y sus familiares para comprender la condición y entender cómo se puede tratar. 

Clínicamente significativa misofonía casi siempre implica cambios en los comportamientos no sólo desde el sufrimiento del paciente, sino también dentro de la toda la familia, ya que toda la familia intenta hacer frente a las reacciones que están ocurriendo. Dado que la mayoría de los desencadenantes de la misofonia involucran interacciones familiares, la condición de misofonia se considera adecuadamente como un asunto de toda la familia.

En algunos casos, involucrar a profesionales de la salud mental o del comportamiento, o un psicoterapeuta con licencia puede ser útil en el tratamiento de la misofonía, así como aquellos que se especializan en terapia familiar o individual pueden ser muy útiles. Los profesionales de esta naturaleza están calificados y capacitados para identificar las principales dificultades en las relaciones familiares y de comportamiento que pueden ser relevantes al tema misofonía, antes, durante o como resultado de las reacciones a los factores desencadenantes.